Historia de un pueblo

Beniarbeig, como los demás pueblos que empiezan por ‘beni’, es de origen árabe: en esta época se llamaba Beniherbey.

En 1013 dependía de Denia, que fue declarada Reino de Taifa independiente en este año, y en 1535 se convirtió en una rectoría de moriscos. En 1643, con solo unos 35 vecinos, pasó a la jurisdicción de Denia. A mediados del siglo XIX había 520 habitantes y el pueblo contaba con una casa consistorial, dos pequeñas plazas, una taberna, una tienda de abacería, una escuela de primeras letras y una iglesia. La gente trabajaba en el campo, cultivando trigo, cebada, maíz, algarroba, pasa moscatel, higos, almendras y otras frutas y produciendo vino y aceite.

A principios del siglo XX sufrió una crisis demográfica con una emigración a Francia y Argelia, pero en los años 50 vinieron personas precedentes de la Mancha y Andalucía, entre otros, para trabajar en los campos. En los años recientes el pueblo ha crecido mucho y cuenta ahora con unos 1.900 habitantes.

Lugares de interés

Beniarbeig cuenta con diversos lugares de interés, como son la Iglesia Parroquial, sus estrechas calles del casco antiguo, la imponente Sierra de Segària con la Cova de Bolumini, l'Avenc de Tavernero o sus sendas señalizadas para recorrerla, y sin dejar de lado el Río Girona y su moderno puente, atravesado por el Meridiano de Greenwich.

La Cueva de Bolumini
El río Girona
Sierra de Segaria
Calles estrechas del núcleo urbano
Iglesia Parroquial San Juan Bautista